Vértice geodésico El Castellano

Vértice geodésico El Castellano

Una nueva ruta y un nuevo mojón alcanzado (y con este ya van 53), en este caso se trata del vértice geodésico El Castellano está situado en el término municipal de 41.5456 a una altura de 625 metros.


En el centro del siguiente mapa se puede ver la ubicación del vértice junto con todos los demás que hasta ahora he "conquistado" (Aquí está el archivo con las coordenadas de todos ellos). Puedes ver más información oficial en la web del Instituto Geográfico Nacional. Desde esta misma web es posible acceder al directorio de utilidades donde se actualiza periódicamente un archivo con todos los vértices de España.


Aquí una vista panorámica desde el mismo vértice...


Puedes ver la ruta que he seguido desde Garmin Connect o Wikiloc.



La ruta de hoy la comenzamos en Maria de Huerva y ya hemos pasado por el vértice geodésico Pino y por Valdejimeno, recorriendo algo menos de 30 km. Físicamente, lo peor de la ruta ya ha pasado aunque ahora tenemos por delante unos kilómetros de llaneo por la plana de La Muela algo monótonos.

Apenas 6 km tenemos que recorrer a través del parque eólico para llegar al siguiente vértice. Pasamos por el Garullo y junto a la balsa de Los Casquillos antes de llegar a la paridera del Castellano, la cual recibe el nombre del vértice. Esta vez toca bajar de la bicicleta y echarla al hombro para hacer los últimos metros y llegar al vértice a unos aproximadamente 625 metros sobre el nivel del mar.

La vista panorámica desde el vértice para nada es impresionante, ya que está situado en el centro de la meseta de la Plana y no hay diferencias importantes de altitud alrededor.

Paisajísticamente, las vistas no tienen ningún encanto aunque hay que reconocer que ver todos esos aerogeneradores girando a tu alrededor resulta en cierta manera interesante.

Seguimos unos kilómetros por los caminos de la Plana hasta llegar a la urbanización de la Muela que cruzamos entera por la carretera. Desde aquí, un tramo de senda bastante técnica y exigente nos leva hasta el vértice geodésico Lobaco y desde este la vuelta a María de Huerva es un “relajarse y distrutar” de terreno favorable.