Gestión de usuarios y passwords

Gestión de usuarios y passwords

Cada día son más los servicios web a los que estamos subscritos y parece evidente que hace falta una gestión adecuada de las contraseñas que utilizamos para acceder a cada uno de estos servicios. Cada uno maneja este tema a su gusto pero creo que para hacerlo de una forma “segura” hay que cumplir con los siguientes requisitos:

  • Contraseñas distintas para cada servicio
  • No usar palabras, nombres, fechas…
  • No usar sólo letras
  • Longitud suficiente (más de diez caracteres)
  • Accesibles desde cualquier lugar
  • Guardadas en un lugar seguro

No voy a entrar a valorar las alternativas que existen y que cumplen con las características de arriba, simplemente voy a exponer el método que yo utilizo en la actualidad y como hago para garantizar lo que, a mi modo de ver, es una seguridad suficiente.

Desde hace años utilizo Keepass por ser una utilidad de código abierto que puedo utilizar en Windows, Linux, IOS y Android.

Contraseñas distintas y adecuadas para cada servicio

Sin duda alguna es una locura utilizar la misma contraseña en varios servicios ya que un fallo de seguridad en uno de ellos que deje tu contraseña a las vista significará dejar al descubierto todos los sitios en los que empleas esa misma contraseña. Está muy extendido el uso de patrones según los cuales todas las contraseñas son distintas pero comparten una parte común y a partir de un patrón y del nombre del servicio para el que la creamos se genera una nueva contraseña. Este sistema lo estuve utilizando un tiempo por ofrecer mucha facilidad a la hora de recordar las contraseñas era presenta el gran problema de si el patrón que utilizas queda desvelado también quedan a la vista todas tus contraseñas.

Por todo lo anterior, en la actualidad cuando tengo que darme de alta en un nuevo servicio, a la hora de introducir la contraseña dejo que sea KeePass el que me la genere de forma automática.

Nada de usar palabras (fácilmente obtenibles con un ataque por diccionario), nombres ni fechas. Lo mejor es utilizar una combinación de letras, números y símbolos con una longitud adecuada (yo utilizo 16 dígitos)

Guárdalas en un lugar seguro y accesible

A pesar de que hay que instalar la aplicación Keepass en cada uno de los dispositivos en los que quieras acceder a tus contraseñas luego estas no las tengo guardadas en ninguno de ellos sino que acceden todos ellas a una base de datos encriptada común que tengo alojado en Google Drive.

Por supuesto, realizo una copia de seguridad periódica en mi NAS de forma que no dependo de la buena voluntad de Google para servirme el archivo de contraseñas.

Que guardo además…

En el archivo de base de datos de Keepass no sólo la contraseña está encriptada, toda la información guardada lo está y para cada entrada la información que guardo es la siguiente:

  • Nombre de usuario
  • Contraseña
  • Contraseña anterior
  • Dirección de correo electrónico registrada
  • URL del servicio registrado
  • Favicon de la web del servicio

Como lo uso en cada entorno

Para cada sistema operativo que utilizo hay unas sensibles diferencias en el modo de acceder a la base de datos.

  • En Windows utilizo Keepass combinado con la utilidad de Google Backup & Sync para sincronizar la base de datos en Google Drive con un directorio local y así poder leerla o modificarla.

  • En Android utilizo Keepass2Android que directamente es capaz de acceder a la base de datos por lo que no hace falta ninguna sincronización de archivos.

  • En IOS utilizo MiniKeePass la cual no es capaz de acceder directamente a la nube por lo que tengo que acceder manualmente mediante la aplicación nativa de Google Drive y una vez seleccionado al archivo correspondiente a la base de datos hay que marcar la opción “Abrir en…” y seleccionar “Copiar en MiniKeePass”. Una copia de la base de datos se guardará en local por lo que si es necesario consultar una contraseña que no he modificado recientemente puedo abrir directamente la base de datos desde la aplicación MiniKeePass.

  • En Linux durante un tiempo he estado usando una combinación de KeePass y Rclone para sincronicar la base de datos con la nube y posteriormente abrir con la aplicación KeePass el archivo local. En la actualidad utilizo KeeWeb ya que la aplicación permite acceder directamente a los archivos guardados en la nube y no requiere una sincronizacion previa.

No me apetece perder nada de tiempo con el RGPD así que si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia no dudes en dejarme un Tweet en @sherblogpro. Intentaré responderte o complacerte si se o puedo o inventigar en ello para un nuevo post si no lo conozco.